Estaba en el país de las maravillas, donde el cielo era azul claro, el sol lo llenaba todo, el mar estaba con olas hermosas,  coronadas por espuma de mar, la brisa fresca y salada, y al horizonte, montañas verdes y azules. Todo era un escenario de cuento.

De entre las dunas de la playa apareces tú. Bermudas, polo, y una sonrisa. Si, entre las dunas, y sonriendo, porque los planetas están alineados, y en la riviera marciana, todo es así, raro y normal. Yo, llevo mi vestido blanco, ibicenco, hasta los tobillos, con el bajo mojado por el mar.

En la orilla te espero, viendo como caminas hacia mí. Avanzo despacio por la orilla del mar, dejando que las olas acaricien mis pies. Disfruto tanto viendote, mirando tus ojos.. mirándote a tí.

– Ya estoy aquí mi cielo.

– Ya estamos aquí mi vida.

– Me gusta la riviera marciana.

– A mi me gusta la puerta que has abierto al mundo de las maravillas. Donde siendo azul, no me siento rara, donde veo tu sonrisa, y sé que todo está bien. En el momento adecuado, con la persona idónea, y porque era lo que tenía que ser.

 

“La dicha de la vida consiste en tener siempre algo que hacer, alguien a quien amar y alguna cosa que esperar.”Thomas Chalmers

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s