la locura

La habitación acolchada la hacía sentirse segura. El color crema, la dimensión pequeña de la habitación, la tranquilizaba. Se encontraba con sus manos atadas en la camisa de fuerza, y … era la sensación de libertad que le daba el saberse loca.

¿Cómo era esa locura?

La locura de saberse sola, de no hay nada fuera de la  habitación. Esa burbuja que había creado, movida por esa sensibilidad que la había hecho tan vulnerable. No es que el mundo fuera duro, es que ella era blanda. Sin embargo, había encontrado esa herramienta que la había salvado: la locura.

Sentada en el suelo, las piernas replegadas en el suelo, la mirada perdida,  y la sonrisa de monalisa en su rostro.

“Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar.” Machado.

Anuncios

2 thoughts on “la locura

    1. Lo externo no depende solo de uno,mientras que lo interno si. Siempre se puede dibujar el interior, la burbuja, como se quiera, y puede uno ponerse las gafas de color de rosa, y todo se vé desde la mejor perspectiva. Lo externo… muchas veces es inaccesible e imposible. Besos Candi 🙂

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s