una voz

Trabajar en un sitio donde coges mucho el teléfono y escuchas diferentes voces, acabas por prestar  atención a las cadencias, pausas, acento, intentando adivinar mas allá de la voz.

En honor a la verdad, en la actulidad no lo atiendo como antes, pero no obstante, de vez en cuando los “usuarios” llaman, y los atiendo. Algunas veces, como hoy, he atendido a uno que sólo conozco su voz. Y … bueno, me ha inquietado, y he pensado.. “material para el blog”. Si, porque estoy con necesidad de escribir, pero con miedo a teclear. Con miedo a dar rienda suelta a mi imaginación, a mis fantastamas, a mis miedos, a mis fantasias, a mis ilusiones.

Pero aprovechando  las voces, el teléfono y el blog.. pues escribo este post.

Bien, ya antes del verano, durante unos días me llamó el, dígamos que es Fulanito de Copas. Tiene una voz.. la madre que lo parió, muy suave. Y el puñetero te habla como en un susurro. A mí me pone nerviosa, porque además me pedía una explicación de un asunto que ha tenido un expediente de varios años, con cambios, consignaciones presupuestarias, y miliquinientas cosas más. Primero, me tuve yo que empapar, y después, hacerselo entender.  Todo con buena sintonía, pero yo pensaba.. “a ver si es de esas personas que después te sueltan una fresca”.

Confieso, lo pasé con un superior, porque era un tema que yo no suelo tratar, y me dió la sensación que mis explicaciones no las entendía. Bueno, a la mañana siguiente, piticlin, piticlin… y que mira Perenganita, que .. me atendistes muy bien, pero me quedo una duda. Yo pensé.. “tierra, ábrete y trágame”, porque entre que no me entiende y cuando me habla así con esa voz, yo pierdo lo que quiero explicarle. Bien.. le dije.. Fulanito, te voy a mandar un mail con el cronograma de cada modificación, y el presupuesto que queda. Pues.. me dijo que bien, y que gracias. Lo mandé, lo hice, y .. creo que lo entendió.

Ahora.. unos meses después.. esta mañana me llama. Cuando he oído mi nombre con su voz… ya me he puesto nerviosa. No sé si por que la cadencia de su voz me desconcierta, o por si sé que lo que me va a preguntar es un marrón.

La pregunta no ha sido muy dificil, (gracias, gracias, gracias), y .. ¡¡ME HA ENTENDIDO A LA PRIMERA!! Y la voz sigue teniendo esa cadencia tan inquietante.

Bueno.. pues eso.. post sobre las voces, o sobre la voz de Fulanito de Copas.  Porque después hay otras muchas más voces. Sip, el compañero de la segunda, que tiene sus rarezas, pero me cae bien, que te llama desde el quinto pino para preguntarte un tema de descansos.. y te dice, “¿sabes quien soy?”.  Y … tras pensarlo unos segundos digo.. Menganito de los Palotes.. y acierto. Las compañeras de información que tienen voces parecidas. La telefonista que me dice que yo tengo la voz más bonita de la casa. Y .. voces del ayer, voces del hoy y las voces futuras.

Voces.

Anuncios

4 thoughts on “una voz

  1. A mí una vez me dijeron eso de “Si de la voz de la locutora te enamoras, no vayas por la emisora”. La voz nos hace fantasear, la realidad nos derriba los castillos de nuestra cabeza. Yo me he llevado muchos de estos últimos 😉. Feliz martes. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s