seguro de desengaños

Era muy temprano y no había podido evitar asomarse a su terraza, envuelta en una bata ligera, a mirar a la luna. Como si ella no fuera de la tierra y buscase su camino, su destino, fuera de esa tierra que continuamente le hacia sentir de otro planeta, de  otra dimensión, de cualquier sitio menos de ese lugar.

Debería de existir un “seguro de sentimientos”, de manera que cada vez que alguien te hiriera, se pudiera reponer el daño.  De esa manera, ella no estaría así.

Se sentó en la hamaca, cogió su taza de té de corazoncitos, y .. bebía sorbitos mientras lloraba. Tenía tanto para dar… pero todo era un chocar contra un muro. Estaba cansada.

Hoy, descansaría, podía permitirse unos días de aislamiento, y .. meditar sobre sus sentimientos, y .. si de alguna manera, había algún arreglo para al menos, no tener esa sensación de vacío.

Sentimientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s