confidencias

El frío se había hecho dueño de la ciudad. La nieve había hecho una visita corta por las diferentes calles, pero el frío continuaba. Ella, había decidido salir, y evadirse un poco. Necesitaba olvidarse, y .. como decían sus compis.. un clavo saca otro clavo. Ella era consciente de que eso no es así, porque cada clavo deja su huella y su señal, y  tenía un miedo tremendo a que otro clavo, volviera a dejar un vacío mas en su vida. Pero.. porque no evadirse un poco, tomar un par de copas, y no pensar. Que difícil se le hacía a ella eso mismo.. no pensar.

Decidió que iba a ir al “Babel”. No sabría que gente habría, pero seguro que seguiría yendo parte de la gente de antes, de la que se quiso alejar. Es curioso, como .. casi  cerró ese episodio, y como ahora, sintiéndose perdida y confundida, necesitaba ir.. perderse más, confundirse más, sin importar ni como ni porqué.

Entró, y el portero la saludó, con una sonrisa de “te recuerdo”, y a ella le gustó ese.. volver. Bajó las escaleras, y las  luces tenues, la música agradable, y la gente que sonreía e iba de arriba para abajo conversando, le gustó. Había acudido sola, pero no era algo tan raro en ella. Se sentaría, pediría un .. uhmm que podría pedir.. algo sofisticado, algo sencillote. Un Ron miel.. le apetecía algo así.. como cálido, como de otro lugar.

Cogió el vaso, sintió el frescor del cristal, sus labios suavemente dejaron que el licor ambarino le mojase los labios y sintiera el quemazón dulce que le producía en su boca.  Levantó la vista cuando soltó el vaso y lo vió. Creyó reconocerlo.. ¿no era..? Se dirigió hacía él, y .. se dió cuenta de que no, pero .. bueno, ya estaba a su lado, porque no conocerlo.

  • Buenas noches, que tal.
  • Buenas noches señorita, pues .. bien, aburrido, pero parece que ya no lo voy a estar. Estaba con unos amigos, y se han ido desperdigando.
  • Jajaja, bueno, yo he venido sola, y no me he desperdigado.
  • Si te apetece compartir conversación, a mi no me importaría.

Se acomodó en el sillón de al lado, y empezaron a hablar, de donde eran, que recuerdos de aquel local cuando era el sitio de moda. Se preguntaban que como que no se habían conocido antes.. ambos se respondieron.. el destino.

Él tenía una sonrisa preciosa, de las que dan confianza, unos ojos verdes tranquilos, y .. unas maneras y formas que a ella le cautivaron. De la manera mas natural, se dejaron los móviles, y decidieron quedar mas veces, porque ambos.. querían más. La acompañó a casa, y para despedirse, él le cogió de la mano y le beso el revés de la muñeca. A ella le encantó ese gesto tan … natural y bonito.

Se quedó esperando hasta que ella abrió la puerta, y ya se fué. Iba sonriendo mientras conducía, si, .. se había quedado sorprendido con su nueva amistad.

A veces.. las cosas más maravillosas, pasan de la manera mas inesperada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s