conducir

Eran las cuatro de la mañana cuando abrió los ojos. Su cuerpo había descansado lo suficiente y su mente estaba como una locomotora pensando en mil cosas.

Últimamente el ayer había vuelto a su vida con energía, y se preguntaba qué camino debía de tomar. Aunque, ante sus preguntas, el día a día, y el observar como hay momentos que fluyen, y momentos que se enquistan en un bucle agotador, y que hay que agarrarse en los que el tiempo fluye y la mente hace que la sonrisa vuelva a la cara.

Porque no hay nada que haya que pensar mas de una vez. Si algo se piensa, y se hace, ya lo siguiente es ir a otra cosa, no reincidir en lo mismo. Y .. también, que en ocasiones lo único que tenemos para decidir es un pálpito, y es a lo que nos agarramos.  Si.. no, dejar que todo fluya.

Ducha, ropa, maquillaje, sonrisa, y se dirige con su bólido al palacio de cristal.

Fluir, ser, conducir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s