la mordaza

Ella se encuentra en la cama, acostada. Siente que tiene una mordaza en su boca, por lo que no puede hablar, tiene que estar callada. Nota que sus manos están pegadas a su cuerpo, y siente sus piernas, sus brazos, que pesan muchísimo y no puede moverlos.

Por su rostro caen lágrimas que queman su rostro. Su corazón están apretado, y respira a medias.

Piensa en porqué está así. Evidentemente, no son las circunstancias, las situaciones, sino como las percibe y las enfoca.

Llora, y sigue llorando. Siente como si su alma estuviera en un precipicio y no pudiese evitar sentir miedo, vértigo.

Piensa que mañana será otro día, que su mente será fuerte y conseguirá que todo esté bien. No, no se va a rendir. Pero ahora.. deja que su cuerpo no se resista, y .. espera a que el sueño la llene.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s