desde la ventana: flores

Había salido a conducir con el coche por la autovía.  Desde que había cambiado de residencia, todo era diferente. Pensaba que sencillamente era un cambio puntual. Estaba acostumbrado a vivir en el centro, y ahora que tenía que vivir en la periferia, se había integrado bien, fácilmente. Había incluso ampliado sus servicios, y notaba que poco a poco su cartera de clientes aumentaba, aunque era para pequeños trabajos, y no muy constantes.

En el bar de la esquina en el que se tomaba el primer café de la mañana, le habían comentado el camarero si sabía lo de la muchacha, su vecina. Que parecía que había tenido una crisis, pero era normal, que la vida no le había sido muy buena, pero ella, mantenía siempre la positividad.

No sabía porqué, pero no podía dejar de pensar en ella.

Se sentía bien, con fuerza, con positividad, y .. aunque era algo mas joven que él.. porqué no interesarse por la muchacha, saber de su vida.

Caminaba hacia su piso, y lo decidió. Llamó a la vecina, y le pidió información sobre donde estaba ingresada la chica. Le dijo su nombre: Emma. Que nombre mas bonito, pensó.

Todo iba bien en su vida, porque no añadir un poco de calor para su corazón.

Y con esos pensamientos, iba con un ramo de flores a la cuarta planta del Hospital, con una sonrisa y un porqué no en la mente.

En ocasiones, nos enquistamos con momentos, cuando, la solución, es una sonrsia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s