historias: los secretos

“A Elisa por nuestros toldos rojos.
Todas las ventanas tienen toldos y todos son del mismo color. Rojo. Muchos están descoloridos, unos cuantos parecen recién puestos, pero todos son versiones viejas y nuevas del mismo color. Todos encajan perfectamente en el marco de la ventana, y su ángulo se puede ajustar según la cantidad de luz que se desea que entre. En italinano se llaman tende. Su rojo no es el de la arcilla, ni el de la terracota; es un rojo tinte. Detrás de los toldos se ocultan cuerpos y los secretos de esos cuerpos, que de ese lado dejan de ser secretos. Me gustaría comprar una pieza de esta tela roja. No sé lo que voy a hacer con ella. Puede que sólo la necesite para hacer este retrato. En cualquier caso, podré tocarla, arrugarla, alisarla, ponerla al sol, colgarla, doblarla, soñar con lo que hay al otro lado.

John Berger, El todol rojo de Bolonia.”

Me pregunto por esos cuerpos y sus secretos que están tras los toldos rojos. Si esos cuerpos se besan. Si sus manos dibujan las fronteras de otra piel. Si suspiran. Si se pierden en miradas. Si el secreto de cara a los demás, sólo compartido por ellos, quizá para hacerlo mas valioso ante ellos.

Los secretos nos definen. Puede que algunos nos avergüencen, pero otros, nos hacen poseedores de un gran tesoro.

Esos cuerpos.. esos secretos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s