amore mio

Estaban en la cocina después de comer, y de manera inesperada, mientras ella fregaba los platos, él la enlazó por la cintura depositando un beso en su cuello y sus labios le susurraron al oído…

– Amore mio.

Ella sintió que toda su piel se erizaba, que tenía un calor profundo en su vientre. El olor de la piel de él, el calor de su cuerpo, esa intimidad creada la hacia sencillamente sonreir y saberse en el lugar del universo que quería estar.

– El destino acertó.

– Indudablemente llega a nuestras vidas aquello que necesitamos, ya sea por lecciones que no hemos llegado a aprender, o porque esa persona que llega nos tiene que aportar algo nuevo.

– ¿Y tú que piensas que soy yo en tu vida?

– Eres alguien que ha hecho las dos cosas.. me has hecho comprender algo que hasta ahora no había aprendido, y me llevas de tu mano a lugares que aún no he explorado.

– ¿Qué te he hecho comprender?

– Que no puedo pretender la perfección en mí ni en otros. Que somos una mezcolanza de emociones y de sentimientos, de momentos, de pensamientos, y que la actitud y la verdadera esencia de nuestras actuaciones, el resumen global de todo, es al final, lo que somos. Que eres lo que me haces sentir.

-¿Todo eso te he enseñado? – Volvió a besarla en el cuello mientras ella seguía fregando los platos.- Te quiero principessa. Uhmmm y .. dime.. ¿a qué lugares te estoy llevando?

– Pues me estas llevando a mi corazón…

– ¿A tú corazón?

– Si, el dolor y el placer están haciendo que sepa donde está mi corazón, y quien soy realmente. Me miro en tu espejo y me gusta la imagen que refleja. Las cicatrices de mi vida las miro y sonrío, porque son las que han hecho el camino hasta este presente. No es perfecto, pero es el que he construido.

-Construido, amor, corazón, cicatrices, imperfección… eres demasiado profunda amore mío…. – y volvió a besar su cuello.

– Y mi debilidad.. tú. Cuando señalas tu pecho para que descanse mi cabeza, no solamente descansa mi cabeza, sino mi vida, mis pesares y mis alegrías.

– Deja de pensar… te quiero y me quieres.. no hay más. Ni cicatrices, ni pasado, ni futuro, solo presente. Ni dolor ni placer, solo nosotros. Somos quienes somos, y lo sabemos cuando nos miramos. Amore mio.. te quiero.

La vida no son lineas rectas.. son fractales, irregulares, de formas caprichosas, pero todo tiene un porqué, un orden, una operación matemática que es capaz de definirla. Vivir.. a veces no hay que pensar, sino solamente respirar y sonreir.

sensual

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s