conversaciones

Conversar, hablar, el ir descubriendo a los otros a través de la palabra y de sus acciones.

Estos días vuelvo a estar con mis amigas de la infancia. Cuando íbamos con nuestro uniforme, cuando salíamos a jugar, a discutir, a reir, y eramos  niñas felices. Nuestro mundo era nuestro barrio, nuestro colegio, las excursiones, juegos en la plazoleta.

Ahora, ya caminamos juntas hacia los 50, y cada uno tenemos una vida diferente… divorciada, soltera, con pareja, casada, casada con italiano.  Dos hijos dos, otras ninguno, otra uno. Y ocupaciones, variadas.

De pequeñas estaba programado que al llegar a ser mayores, íbamos a vivir juntas… uhmm.

En los momentos que toca despedir a los mayores, está siendo la excusa para juntarnos todas. Excepto al italiana, hemos estado las amigas. Yo, especialmente con la que vive cerca, que en alguna ocasión me ha dicho de quedar, pero … bueno, entre risas siempre hemos dicho que es inconstante. Ella es amiga, aunque a veces se le va un poco el norte. Me imagino que todos somos producto de decisiones y circunstancias.

Ayer me enterneció cuando me escribió por wasap para decirme que me recogía para ir juntas al cementerio. Le comenté que estaba en el centro, que era una locura, y al final, lo que hicimos es que nos encontramos allí.

Ella delgada, muy cuidada, espléndida, pero con su pequeño tic nervioso. A veces dan ganas de abrazarla y decir.. “ya…. te queremos y no tienes que demostrar nada.. tranquila”.   Estuvimos con nuestra amiga, llorando su pérdida, y después intentando conversar de diferentes cosas, sin rayar en la banalidad.  De vuelta , me quiso llevar a casa. Estaba contenta porque estaba conmigo.. y estaba nerviosa. Me imagino que nos pasa a todos un poco, el ver a las amigas de siempre, en donde ya sabemos cada uno como es.. no hace falta mas, es como estar en casa. La miraba mientras conducía. Me decía que me admiraba por mis inquietudes, por mi vida ordenada. Como de bien llevo mis circunstancias.

Me vuelve a enternecer…. y entre lágrimas me cuenta su última desilusión. Me lo presentó hace un año. Dice que lo ha dejado porque es celoso en extremo. Que le hizo quitar a amigos del facebook, borrar teléfonos de su móvil, que ella, estaba ya con miedo cuando le sonaba un wasap en el móvil, porque él sencillamente se enfadaba. Incluso, si era su madre la que la llamaba.  Llora, y me dice que de vez en cuando le da por insultarla, le da por acosarla, y después le dice que vuelvan, que la quiere.

Se seca las lágrimas, y .. así un poco por darle humor.. dice que ella es muy complicada, porque .. quiere a alguien inteligente, culto, y que tenga la vida resuelta, dice que ya tuvo a un mantenido, y no quiero otro, aunque esto suene un poco clasista, pero que quiere a alguien de su nivel.

Me paro a pensar en las relaciones interpersonales. Que hace que una persona nos parezca atractivo.  En mi búsqueda del “yo”   y de mis “porqués”,  creo que buscamos  en los demás alguien que nos haga sentir bien.. sencillamente. Que el enamoramiento, es algo que es fácil cuando esa persona se abre a tí, te cuenta sus  ideas, sus miedos, sus esperanzas, sus deseos, y te hace partícipe de su ser. Habla para que le conozcas, y al conocerlo, le admiras. Y siempre en ese cuadro tan bonito como es la educación, como es el respeto.

Se sube en su cochazo, quedamos emplazadas para la semana que viene, para una cerveza y charlas sobre el bien y el mal.

Tengo el alma removida….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s