carta de amor: Pablo

Mi querido Pablo:

Un gesto, una sensación, rescata la sonrisa.  Detrás de la sonrisa, van las ganas de bailar. Bailando, untando la mantequilla y la mermelada en la tostada pensando en mi luna, la que me ilumina en la noche más triste, y me hace sonreir con un wasap en el que me dice…  “nos queda un día menos para estar juntos”, como la promesa de un beso ligero en los labios pero profundo en el alma.  Una carica en la piel, un susurro  con mi nombre que me hace sonreir. Sentirte, amarte.

Escuchar a Sergio Dalma: me dice que solo quiere el momento, que no necesita que le dé la luna. Uhm.. no, mi luna no se la doy a nadie, es mía, y la quiero para mí. Besarla, abrazarla, desearla, no me canso nunca de ella, de su contacto, de su presencia.

Hay días que el universo se alinea para darme tranquilidad, para que sepa que aunque haya malas rachas, después, me dá oxígeno, me dá aire, me dá esa energía que necesito para pensar que la vida es maravillosa… que tú, mi querido Pablo, mi querida luna, eres ese oxígeno que me hace respirar y ser consciente del momento tan maravilloso que estamos viviendo.

¿Cuántas personas de nuestra edad, encuentran un amor tan especial como el nuestro? Hay gente que muere sin experimentar lo que nosotros sentimos. Y dentro de esa serenidad de sabernos amados. Espacio, tiempo, ya hemos conquistado esos pequeños inconvenientes para un amor tan grande. Cuando se ama tan generosamente, no hay obstáculos, ni peros. Ni tan siquiera límites.

Mi luna… un día menos para besar tus labios.

Judit

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s