Noche

La noche no deja de susurrarme en el oído. Y mi alma está revuelta. No dejo de pensar, cuando lo que menos quiero es pensar.

Siento vértigo.

Mi estómago está comprimido, siento como si estuviera a punto de vomitar.

Pienso, pienso y quiero dejar de pensar.

No , el aire no llena mis pulmones.

Algo parecido a la tristeza, como un velo, cubre mi corazón.

Decido fluir.

Suelto y confío.

Sé que mi alma lo necesita, y temo que sea lo que necesito.

Ya lo pensaré… Que se haga mi camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s